Ni más ni menos

Tengo las asentaderas encallecidas,

ni más ni menos que los demás.

Caminar y caer entre piedras

es lo que tiene. Sin embargo

hay momentos en  que el mar

con su sal amarga, invade los sueños

Por fortuna, sabemos que todos los días

amanece tras las ventanas.

Sabemos, con toda certeza

que aunque el cielo esté oscuro,

el sol termina luciendo.

 

 

 

Anuncios

CONSUMIMOS KILÓMETROS

Ayer he visto una nube en forma de esfinge,
la bestia, mitad león, mitad mujer,
que justificaba su voracidad
con una pregunta complicada y simple.
Y rodamos, rodamos. Consumimos
kilómetros en medio de una llanura
plena de rojos, dorados, ocres
anaranjados; entonces apareció otra,
esta en forma de ave fénix.
Casi se desintegraba en el cielo,
dejando entrever la forma de un ala.
Hoy, sin embargo, deambulo en sueños
por aguas anaranjadas. Los frutos del reproche
son de verdad, amargos.

Promesa firme

No me hace falta
convocar a la muerte;
muero muchas veces,
yo sola, o al menos
de vez en cuando la rozo.
No volveré a decirte,
madre,
que cortaré el hilo
que teje la parca.
No lo volveré a decir
aunque la boca se llene
de ácido y sal.
Ya conozco el linde
resbaladizo del camino
cuando no deseo nada,
cuando mis sueños se transforman
en entelequias,
cuando me desdoblo
y me desplomo en lo más profundo.
Pero no puedo dejarme caer
Tengo miedo, al igual
que la tía
Si, ya sé lo que es morir.
Mañana me pondré
los pendientes más pequeños
para volver a la vida