RAPSODIA MORBOSA

 

1-Los suicidas son homicidas tímidos

Falso

Excusa

Miedo

Pérdida

Caos…

Caos cerebral,

Nudo gordiano.

Muchos de estos tímidos frustrados

Comprendían que al final

de la maraña… había un túnel.

 

2-Los suicidas son homicidas…

¿Timidos?

Al marido de una antigua

vecina, le gustaba

hacer hípica.

Cabalgaba grandes distancias

por un chupinazo

de falsa juventud.

A la mujer, -mi vecina-,

le dolía su peor edad:

Se retiró de la escena

fabricando una cirrosis.

 

3-Me gusta escribir en los libros

de poesía. Es como dialogar

con los propios poetas,

como si con eso, desde

dentro del pecho

se pusiese en marcha

algo, que ha permanecido

aletargado bajo el hielo.

Trazar líneas tangentes

significa caminar

sobre esa franja que separa

lo cierto del salto al vacío

¡Y luego dicen

que los suicidas son homicidas tímidos!

 

4-”Los suicidas son homicidas tímidos”

Si pienso con calma esta afirmación,

No me extraña.

Cuando veo aquella pobre parodia

de sarcófago romano,

en aquel cementerio que bordea

la carretera, pienso

que nadie que quiera

llamarse cuerdo,

desee terminar allí;

algunas veces, con la subida

de la marea, olvidamos

que lo que no vale para otros,

tampoco nos puede servir

a nosotros.

 

5-Por las mañanas, una humedad

pastosa, aligera el sueño.

Al cabo de unos minutos

el estómago se va haciendo

cada vez más pesado,

hasta que termina

deslizándose hacia la pelvis.

Hay quien dice

que los suicidas

son homicidas tímido o

tímidos homicidas

¿Qué más da? El orden

de factores…

Es muy sencillo, primitivo.

No encuentran ningún relfejo

contra el que disparar.

Un agujero muy profundo

Proyecciones:
Miras al cielo azul
y echas de menos algo:
Una chispa, una mirada
El vibrar del contacto
de un cuerpo deseado,
bajo los efectos del sueño.
Sombras distorsionadas. Dolor
de espera, cielo azul,
la energía se gasta
Las raíces llevan cada vez
menos savia.
Cuando vuelves la vista
solo te encuentras
un agujero muy, muy profundo.