El sueño de la mañana

Con el sueño de la mañana
llega el primer asalto de la memoria.
Ríos infinitos de recuerdos
desbordan las murallas.
El nuevo día que empieza
trae interrogaciones en bandada.
Su voz de sirena metálica
anuncia la tormenta
oculta entre las amapolas.
El cielo aún está raso
pero cuando se rompa
con los primeros relámpagos
quién sabe cuales
van a ser las respuestas.

Anuncios

Señor de las canciones

Si me preguntan la edad,
me muero de miedo.
Caminando, caminando
yo, perdí las hojas verdes.
Veo hoy alguna de ellas,
amarillas, pisoteadas….
Si a mí me preguntan
por los kilómetros
de mi recorrido,
el vértigo se hace estola
de visón y rompe
mi voz en pedazos.
Me paraliza las manos.

Pero dime, Señor de las canciones
¿Por qué no se oye tu canto
entre las ramas? ¿Por qué
ha enmudecido la noche

Si me preguntan
¡Ay! Si me preguntan.
Se me atascan las respuestas.