Oscuridad sobre mi cabeza

Dejo caer la oscuridad
sobre mi cabeza
y la convierto en una pantalla
en blanco. En un momento
queda proyectado
el laberinto de túneles
que voy atravesando
a una velocidad infinita.
Para viajar, no hace falta
echarse una maleta al hombro
en busca de grandes distancias
Eso es para refrescar los ojos.

Anuncios