MICRO RELATOS DEL TREN.

La máquina se acercó sigilosa como un ladrón. Era algo inquietante en medio de la oscuridad del túnel. Una gigantesca oruga metálica con un ojo de fuego.

En la cara del hombre leyó horas de sol, lucha y las huellas de una juventud con cara de hormiga.

Anuncios