Suma y cuenta

Para mi amiga Servan

Gota más gota: dos gotas.
Dos gotas más mil: un arrollo
que corre salvaje, por la ladera
de la montaña
arrastrando en su fondo
filamentos de hielo.
De ahí, un río.
Este río más otro:
una serpiente de cristal
líquido que derriba
muros y alambradas
que se desborda por los caminos,
se transforma en fuente.
En charco donde refrescar
los pies,
donde mirar al cielo.

Anuncios

A pie de corriente

Estoy aquí, es verdad.
La gente me reconoce;
un cielo azul se adhiere
a mis ojos.

Me rio, es verdad.
Me cuesta trabajo.
Algunas veces la luz
se va, todo queda a oscuras
Entonces me invade el pánico.
El presente y el futuro
se asemejan a una noche
donde el aire puede ser
irrespirable.

Canto. Es cierto.
Oigo mi voz deslizarse
por las notas y crear
meandros donde hay escollos
sólo en apariencia.

La brisa marina, abre
los respiraderos, rompe
los muros en mil pedazos.
Azules y verdes,
hasta ahora ignorados
llenan el espacio.

Los barrotes de la jaula
no se rompen, se disuelven.
Los pájaros de colores,
llenan el aire. Recuerdo:
las hojas me esperan
en el río.

Mi corazón late.
Es algo cierto, palpable.
Su palpitar se hace eco
en mis costillas. Recuerdo:
las hojas me esperan
a pie de corriente.