Entre las sábanas

El tiempo no es generoso.
El reloj, con avaricia,
nos va arrancando
cada minuto de nuestros días.
Corre, vuela. El segundero
se nos desvanece entre los dedos.
Y al final el vacío
se nos cuela entre las sábanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s