MICRO RELATOS DEL TREN.

La máquina se acercó sigilosa como un ladrón. Era algo inquietante en medio de la oscuridad del túnel. Una gigantesca oruga metálica con un ojo de fuego.

En la cara del hombre leyó horas de sol, lucha y las huellas de una juventud con cara de hormiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s