Una gran resaca

Se ha retirado la marea

con sus bombillas de colores.

En su lugar, aire frío,

calles repletas de procesionarias

silenciosas. Colgando de un tejado

de uralita, unas campanas

de espumillón brillante, pobres

testigos de  una gran resaca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s