Sobre mi espalda,

pesan las hojas muertas.

La luz de las ventanas

me atrae. Ante ellas

soy como una mariposa

nocturna fuera del camino.

Por una vez reseteo,

vuelvo a ser niña,

a inventar historias

que no van a ningún lado

¿Y las de ahora?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s