El maldito libro

Habría sido el crimen perfecto. La acción se había desarrollado con limpieza y rapidez. El arma escogida para la ocasión, no solo era efectiva, también fácil de ocultar. Además había contado con el tiempo más que suficiente para limpiar el escenario de huellas o cualquier rastro que lo relacionara con aquello. “Si, pensó mientras su interrogador lo observaba al otro lado de la mesa, todo iría bien de no haber sido por el maldito libro”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s