CONSUMIMOS KILÓMETROS

Ayer he visto una nube en forma de esfinge,
la bestia, mitad león, mitad mujer,
que justificaba su voracidad
con una pregunta complicada y simple.
Y rodamos, rodamos. Consumimos
kilómetros en medio de una llanura
plena de rojos, dorados, ocres
anaranjados; entonces apareció otra,
esta en forma de ave fénix.
Casi se desintegraba en el cielo,
dejando entrever la forma de un ala.
Hoy, sin embargo, deambulo en sueños
por aguas anaranjadas. Los frutos del reproche
son de verdad, amargos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s