PERDIDO ENTRE CONOCIDOS

Las luces se encendieron. La fiesta empezaba a animarse. El se sentía exiliado de sus amigos, perdido entre conocidos. Cuando empezaba a sentir un nudo en la garganta y se disponía a volver a casa para lamerse las heridas, sonó el teléfono. La conversación no duró más de cinco minutos, sin embargo estaba satisfecho: había obtenido una respuesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s