Poema desvelado

Alba mojada, sin canto
de sapo, gritos de hambre
desvelada. Es toda una hazaña
las ventanas, tanto tiempo
sometidas a clausura.
Olor a rancio en el cuarto.
A paredes sudadas, los pájaros
huyen de los pretiles vacíos:
Al final solo queda un silencio
pegajoso, plagado de gritos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s