Paisaje lagrimoso de inquietud eterna
Que a la vez, se destruye y se forma;
Se convierte en vértigo, nausea
En cristal malva que se rompe
con estrépito en el atardecer
llama y verde,

¡Oh, ansiedad deprimente¡

Cólicos de obsesión hiriente
Doblegan mi cuerpo
Golpeado por tus rayos.

Tu, paisaje de desazón viscosa,
terciopelo fino y duro,
envuelves mi ser todo tenso
En un halo brumoso y gélido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s