Canción

El niño está en la cuna
bajo un cielo de metal, con perfume
de chimenea, castañas y humo.

Duérmete ya chiquillo,
que las estrellas de punta helada,
el sueño no te turben.

Que los gritos no te despierten.

Que nada altere el ritmo
de tu pecho. Una noche
más, naces sin pastores ni ovejas;

sin ángeles para arrullarte. Solo
ruido, sirenas; luces
cantan una nana desafinada

acompañados por la soledad
al son de la pianola.
Duérmete ya chiquillo.

Cuando el carrillón pase
de largo. Aquél que mide
todo y lo pesa, yo muy suavecito
soplaré sobre tus párpados, mas
ahora no, por favor, mantén los ojos
cerrados. Siguen durmiendo mi niño
para que las serpientes
se conviertan en hebras
finas de oro y de plata.
Duérmete.

Anuncios

One thought on “Canción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s