¿Ha parado de llover?

Hace mucho tiempo los autobuses que recorren toda Asturias, y también el mundo entero, tenían dos clases. La primera estaba en el interior del vehículo. La segunda se ubicaba sobre el techo. Los días de verano se estaba bien al aire libre, pero los días de mal tiempo presentaban algún que otro inconveniente, como aquella tarde que llovió tanto y los pasajeros de segunda clase tuvieron que arreglárselas para no quedarse como sopas. Uno muy avispado aprovechó un ataúd que llevaba de encargo. Pasó el tiempo, y cuando dejó de oír el golpeteo de la lluvia sobre la tapa. Sacó la mano al exterior y dijo: “¿Ha parado de llover? Aquella tarde hubo muertos.

Anuncios

6 Comments

  1. En algunas ocasiones,siendo niña,me tocó viajar en la parte de arriba,por no quedar plazas en el interior.Íbamos a la playa de Santa María del Mar y te aseguro que lo recuerdo como algo alucinante,como una aventura total.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s