Ausencia de pájaros

Lluvia.
Las paredes
se llenan de churretones.
Hay humedad
por todas partes.
Un ligero sopor
atenaza los músculos.
Silencio,
ausencia de pájaros
entre las ramas.
Las hojas están amarilleando:
El paisaje se cubrirá
de esqueletos.

Anuncios

Una panda de histéricas

Cuando abrió los ojos, recogió la toca y regresó al claustro, su cabeza aún le daba vueltas. La Madre Mónica se apoyó en la hermana Angélica y avanzó hacia donde se encontraba el resto de la comunidad que la observaba expectante.
-No es nada hijas, quizás es el momento de ceder la misión a otra más joven y fuerte.
Las hermanas protestaron. La Madre Mónica era el pilar del convento; al verla decaída se sentían perdidas. Primero fue un murmullo, después llegaron las exclamaciones de angustia hasta que la voz enérgica de la superiora las hizo callar.
-¡Mujeres de poca fe! Somos una comunidad de monjas, no una panda de histéricas.

Oro en las hojas

Oro en las hojas.
Una brújula loca
pende del cielo
y otra vez, como siempre
caerá la nieve
cubriendo los sepulcros
de los que ya se han ido.
Los cementerios son
archivos llenos
de historias incompletas
¿Habrá quizás
entre esas páginas
marchitas, solo una
con un círculo pleno?
El viento arrastra
sus cadenas igual
que una visión errante
llena de culpa.
Mi pregunta se queda
sin ninguna respuesta.